Así nos certificamos en Agricultura Ecológica

Ayer recibimos la visita de inspección del Comité de Agricultura Ecológica de Valencia (CAECV), entidad acreditada por ENAC y encargada de la certificación de nuestras naranjas ecológicas.

Como ya os contamos en Facebook, el resultado ha sido muy positivo y la técnico que realizó la inspección quedo encantada. También nos felicitó por nuestras técnicas de cultivo y conciencia ecológica.

Como otros años, la inspección incluía una visita a los campos para comprobar que ningún producto sintético ha sido usado en nuestros cultivos.

La simple inspección visual basta para certificar que no se han aplicado herbicidas, ya que la hierba está parcialmente segada y no aparece quemada por glifosato u otros productos.

Desbroce despues

Además esta visita incluía una sorpresa: Toma de muestra de producto para su análisis en laboratorio. Esta practica es aleatoria y se realiza sin previo aviso, para evitar fraudes y manipulaciones. Y aunque no se muestree en todas las visitas, casi la mitad de las inspecciones incluyen esta prueba.

Le comenté a la técnico mi afición a los métodos de análisis por a mi formación en Ciencias Ambientales y ella, muy amable me explico todo el proceso, que paso a detallaros:

– El muestreo de frutos lo realiza el técnico del CAECV en presencia del propietario del campo.

– El técnico estará provisto de guantes para evitar la contaminación cruzada de muestras. En ningún momento el propietario del campo tocará las muestras, por el mismo motivo.

– Las muestras se guardan en bolsas etiquetadas y precintadas, para evitar manipulación posterior. La rotura de la bolsa o el precinto invalidarían la muestra.

Muestra agricultura ecológica

– Se toman 3 muestras de unas 20 naranjas cada una, cogiéndolas de forma aleatoria por todo el campo. Con esto se consigue un muestreo representativo del estado de las naranjas en toda la finca.

– Cada una de estas 3 muestras tiene una función:

  • La 1ª es la muestra inicial y queda custodiada por el CAECV, que la analizará para evaluar la presencia de tóxicos. En caso de dar positivo, entran en juego las otras 2 muestras, para evitar dar un veredicto basado en una sola muestra.
  • La 2º muestra es la llamada “contradictoria”. Esta queda bajo la custodia del agricultor ecológico y debe ser guardada en frio (si, está en mi nevera 😉 ). Esta muestra serviría para aportar un segundo análisis de contraste el en caso de que el análisis inicial de positivo en tóxico.
  • La 3º muestra, también bajo custodia del CAECV es la llamada “dirimente” y seria usada en el caso de que la muestra inicial y la contradictoria dieran resultados diferentes.

Nos ha gustado especialmente este protocolo, que asegura un análisis representativo y minimiza las posibilidades de error por contaminación o falsos positivos.

Finalmente, se realiza un control de los abonos utilizados, mediante inspección al cabezal de riego y abonado. También se debe aportar las facturas que justificaran el uso de productos autorizados para agricultura ecológica.

Así que ya sabéis, cuando comáis productos certificados ECO, podéis tener la certeza de que estos han sido exhaustivamente controlados para garantizar su calidad. Mención a parte merecen las certificaciones participativas, que pese a estar menos reguladas, también tienen su papel en el consumo agroecológico.

Pronto hablaremos de ellas en este blog. Saludos 🙂

4 Respuestas a “Así nos certificamos en Agricultura Ecológica

  1. Pingback: Certificación Ecológica: Crónica de una inspección

  2. ¿Cómo sería posible que se diese un caso de falso positivo?

  3. ¡ENhorabuena!

Deja un comentario