Controlar las plagas sin destruir el ecosistema

Muchos ya conocéis las diferencias básicas entre la agricultura ecológica y la convencional.. Pues bien, hoy hablaremos del uso de plaguicidas en ambos sistemas agrarios.

Para empezar, debemos desterrar el mito de que la agricultura ecológica no usa plaguicidas. Eso sí, solo puede utilizarlos en unas condiciones muy específicas. Y eso marca una gran diferencia frente a la agricultura “industrial”. Repasemos en que condiciones puede usar plaguicidas un agricultor ecológico:deep_ecology

  • En primer lugar, solo podrán usarse plaguicidas previa autorización del Comité de Agricultura Ecológica. Este organismo regulador solo permitirá su uso cuando sea estrictamente necesario. Esto evita que se realicen tratamientos precipitados ante la mínima aparición de individuos de los organismos plaga. Solo se autorizarán los plaguicidas cuando sea una amenaza real para la cosecha y se hayan agotado las otras vías. 

    Llegado el caso, el Comité controlara los productos y dosis de aplicación para evitar abusos.

    Por el contrario, en agricultura convencional no se requiere autorización previa para el uso de plaguicidas. Cada agricultor realiza los tratamientos cuando lo cree conveniente. Por desgracia, la gran mayoría prefiere usar los pesticidas tan pronto como detectan el mínimo indicio de plaga. Tampoco se controlan las dosis utilizadas, quedando a la elección del agricultor. Esto nos lleva a un uso indiscriminado de pesticidas, que contaminan los alimentos, el ambiente y al propio agricultor. Por si fuera poco, estos tratamientos destruyen la fauna auxiliar y su capacidad de defendernos contra las plagas. Sin ella, el agricultor depende cada vez más de los plaguicidas, creando un circulo vicioso de lo más tóxico.

  • La agricultura ecológica solo usa una cantidad muy limitada de plaguicidas, todos ellos de origen natural. Las sustancias permitidas tienen bajo impacto ambiental, tanto en su aplicación como en su producción. Además, sus tiempos de permanencia son muy bajos, haciéndolos poco persistentes en el medio y nunca bioacumulables.

    En cambio, el listado de compuestos permitidos en agricultura convencional en España es de unos 500. La persistencia de estos compuestos es mucho mayor y se carecen de estudios de efectos a largo plazo. También se da la paradoja de que es posible vender alimentos cultivados con plaguicidas prohibidos. Si, como habéis oído, compuestos ilegales en España son usados en países como Marruecos y pueden ser importados por nuestro país sin que nadie alce la voz. Extraño, ¿no os parece?

  • En agricultura ecológica se priorizan métodos de manejo de plagas basados en el control biológico, repelentes y trampas. Estos métodos, bien usados, mantienen a raya a las plagas sin necesidad de usar plaguicidas. Manteniendo sanas las poblaciones de insectos depredadores conservamos la capacidad de autorregulación del ecosistema.

Nuestra propia experiencia nos muestra lo acertado de las medidas: En los últimos 5 años no hemos necesitado usar ningún plaguicida ecológico. Los trampeos y el propio ecosistema han controlado los pequeños brotes de piojo rojo, araña y pulgón que hemos sufrido. Y todo esto sin afectar a la cantidad o calidad de la cosecha. Es por ello que podemos declarar nuestros campos: “ZONA LIBRE DE PESTICIDAS”

zona libre pesticidas fb

Cada vez somos más los agricultores que nos sentimos orgullosos, de haber apostado por la agroecologia con mayúsculas. En ella el manejo inteligente del ecosistema prima sobre cualquier otro método de cultivo, consiguiendo alimentos de calidad en un entorno sano y sostenible.

Espero que os haya gustado el articulo. Si necesitáis más información sobre nuestra forma de cultivo o nuestras naranjas, ya sabéis donde estoy.

Saludos desde Valencia

7 Respuestas a “Controlar las plagas sin destruir el ecosistema

  1. Pingback: Controlar las plagas sin destruir el ecositema

  2. Muy buen artículo. Con tu permiso lo comparto 😉

    • Nos alegra que te guste. Por su puesto que puedes compartir el artículo. Todos nuestros contenidos están bajo licencia Creative Commons y sois libres de usarlos para lo que necesitéis.

  3. Sí señor, bien expuesto. Sin embargo, sobre este tema hay un punto que todavía no tengo claro, pensando en mi huerto. Con respecto a los productos autorizados, ¿tú qué opinas del cobre y su posible acumulación en el suelo?

    • Muchas gracias por tu comentario. Con respecto al cobre, nosotros no lo utilizamos. Pero siguiendo lo explicado en el artículo, antes de utilizarlo usariamos otras medidas anti fúngicas, como el control del agua de riego o la plantación sobre caballones. También se pueden buscar variedades o pies más resistentes a hongos. En la mayoría de los casos, con esto debería ser suficiente. Si con esto no basta, si podríamos usar cobre, que se usa como anti fúngico desde hace siglos. En este caso, el Comité controlaría el tratamiento y las dosis utilizadas.

  4. Javier Peinado Sanfeliu

    Hola. Interesante artículo. Por añadir opciones de control biológico, aquí comparto un artículo sobre el método de confusión sexual por feromonas. Se trata de una opción limpia y muy rentable: http://www.certisagrosostenible.es/la-confusion-sexual-en-el-control-de-carpocapsa-y-grafolita/ç

    Un saludo.

Deja un comentario