El hogar sostenible: Eficiencia energética

Muchos ya sabéis que además de agricultor ecológico soy Ldo. en Ciencias Ambientales. Pues bien, lo que no os he contado es que antes de dedicarme por completo a la agricultura, trabajé otro campo, el las energías renovables y la eficiencia energética.

Es por ello que quiero compartir con vosotr@s unos trucos de eficiencia energética para hacer vuestro hogar un poco más sostenible. Y ya de paso, ahorraros unos €

Eficiencia energética en el hogar

Mejorar el aislamiento:

La mayor parte de la energía de una casa se usa para la climatización (frio/calor), por lo seria el primer elemento a estudiar. La energía más eficiente es aquella que no se consume, por eso, resulta muy interesante aislar nuestra vivienda. Esto nos ahorrará calefacción en invierno y aire acondicionado en verano. El simple hecho de mantener cerradas puertas y ventanas, ya nos supone un ahorro inmediato, pero a veces tendremos que realizar algo de inversión en la mejora de aislamientos. Por ello, debemos comenzar con las medidas más sencillas y económicas, como colocar burletes en puertas y ventanas para sellar sus rendijas. También resulta muy económico aislar las cajas de las persianas pegando en su interior laminas de corcho blanco. Una medida que requiere más inversión es el cambio de ventanas. Sustituir ventanas de cristal simple por otras de vidrio doble puede ser algo caro, pero se acaba amortizando por los ahorros. Además, también nos aportarán aislamiento acústico.

Aprovechar la climatización natural:

En verano, las primeras horas de la mañana tienen una agradable temperatura, por lo que podemos refrescar nuestra casa abriendo las ventanas. En cuanto comience el calor, debemos cerrarlas para mantener el aislamiento. En invierno podemos hacer lo contrario, a no ser que el mediodía sea extremadamente frío.

Ajustar los termostatos:

La temperatura de confort adecuada en verano son 24º-26º. No solo ahorraremos energía, también podemos ahorrarnos algún resfriado veraniego.

En invierno la temperatura correcta estaría entre los 19º y 21º. Este rango de temperaturas resulta muy confortable y no supone un malgasto de energía.

Ojo con el calentador:

El agua caliente domestica consume un 26% del consumo energético.

Podemos reducir este consumo siendo más racionales con su uso. Cambiar el baño por una ducha corta supone un gran ahorro de agua caliente, por tanto, también de energía. Y cuanto menor sea la temperatura de la ducha, mayor ahorro energético. Por otra parte, pueden instalarse perlizadores, que suponen una mínima inversión y un gran ahorro de agua y energía. Estos sencillos dispositivos se colocan en los grifos e inyectan aire al chorro de agua, produciendo mayor sensación de caudal con menos agua.

Eficiencia energética en iluminacion

No olvidemos la iluminación:

La medida más obvia es la de encender solamente las luces necesarias. Para ello, debemos aprovechar al máximo la luz solar. También es muy interesante tener las luces de una habitación repartidas en diferentes interruptores, para poder seleccionar cuantas luces queremos usar en cada momento. Pueden resultar muy útiles los detectores de presencia para evitar que las luces se queden encendidas.

La sustitución de las lamparas de incandescencia por otras de bajo consumo, supone una moderada inversión, pero se amortiza muy rápido por los ahorros. En caso de hacer la sustitución progresiva, se aconseja comenzar por las lamparas que pasan más tiempo encendidas.

Espero que estos trucos os ayuden a ahorrar energía y a hacer vuestro hogar un poco más sostenible.

Saludos 😉

Deja un comentario