El huerto vertical

Un huerto vertical es la opción más adecuada para aquellos amantes de la agricultura ecológica que tienen limitaciones de espacio. La técnica consiste en colocar nuestros cultivos verticalmente suspendidos con diversos métodos de sujeción. En él podemos cultivar todo tipo de plantas, ya sean decorativas, aromáticas e incluso verduras y hortalizas.

Esta idea tan sencilla soluciona los problemas de espacio de muchos urbanicultores, ya que solo robará unos pocos metros útiles a su vivienda. Y eligiendo las especies, recipientes y sujeciones adecuados, se pueden conseguir huertos verticales que aportarán soluciones decorativas sorprendentes.

Huerto vertical con pallets

Las claves para comenzar un huerto vertical son:

La disponibilidad de espacio adecuado: Una vivienda o terraza tiene mucho espacio vertical, pero no todo es apto para nuestro jardín vertical. Siempre tenemos que buscar superficies con buena luz natural. En función del tipo de cultivo, puede ser necesaria la exposición directa al sol. En el caso de que el espacio elegido esté completamente a la intemperie, debemos tener en cuanta el riesgo de heladas en los meses fríos.

Sistema de sujeción y recipientes para cultivo: Existen soluciones especialmente creadas para huertos verticales. En tiendas especializadas podemos encontrar estructuras verticales autoportantes o colgantes diseñadas para este propósito. Muchas de ellas integran la maceta en la propia estructura, con lo que están listas para plantar.

Huerto vertical comercial

También es frecuente el uso de estructuras y macetas hechas de forma artesanal, muchas de ellas con materiales reciclados. Aquí es donde la imaginación toma el poder, transformando pallets, muebles viejos, botellas, cajones y tuberías en nuestro huerto vertical. Aunque más laborioso, nos permite hacer nuestro huerto a medida, hasta adaptarlo a nuestras necesidades. También nos permitirá integrar el sistema de riego a goteo para poder automatizarlo.

Huerto vertical de tuberias

Tipo de cultivo: Las plantas para nuestro huerto vertical debemos elegirlas teniendo en cuenta las limitaciones de luz y temperatura del lugar donde lo instalaremos. Si por algún motivo hemos tenido que usar recipientes pequeños como macetas, también tendremos en cuenta la limitación de profundidad y sustrato. A partir de ahí, podemos decantarnos por cualquiera de las especies que plantaríamos en un huerto normal de iguales condiciones climáticas y de terreno. Si te parece complicado cultivar verduras y hortalizas puedes comenzar por un huerto de hierbas aromáticas que aportaran frescura y sabor a nuestros platos. O tal vez por un surtido de plantas decorativas, elegidas con buen gusto, convirtiéndose en un jardín vertical.

Como veis, las posibilidades son enormes, incluso en los sitios más pequeños 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s